El Tratado de Beijing llega justo a tiempo