La gestión colectiva garantiza el derecho a la remuneración de los creadores audiovisuales