La industria cinematográfica en plena crisis envía señales confusas ante la COVID-19