Olivia de Havilland impulsó una ley que cambió para siempre la vida de las estrellas de Hollywood